Último

Ya no soporto la idea de que no haya nadie ahí afuera. siempre me gustó la soledad, Me presente voluntario para esta misión, sobrevivir aislado durante tres años en este habitáculo, en régimen de autarquía completa, enterrado en la galería más profunda de esta vieja mina. Pero ahora se me hace insoportable la idea de ser el último ser vivo en el planeta.

Hace más de un año que no recibo ninguna comunicación del exterior, desde lo que entonces me pareció un terremoto. Silencio total. No puedo abrir las compuertas exteriores, aunque de poco me serviría, si siguen ahí afuera las toneladas de tierra y roca que sellaron la galería para asegurar mi aislamiento. Todos los sistemas de soporte vital autónomo siguen funcionando, reciclando mis deshechos, generando al mismo tiempo la energía y el alimento q necesito.

No sé qué ha podido suceder, para que todos se haya olvidado de mí, ¿un meteorito ha impactado contra el planeta ?, ¿una invasión alienigena?, ¿la temida guerra atómica ?

Cada semana me entrevistaban para la radio, en directo para todo el mundo, aún sigo emitiendo, ahora cada día a esa misma hora, por la misma frecuencia, pero ahora tan sólo emito un SOS desesperado. Radiando mi estado y mi localización.

Boca norte de las minas del Monte Olimpo de Marte , en la más profunda de las galerías, bajo la montaña más alta del sistema solar. Si para el próximo ciclo sidereo no ha venido nadie a rescatarme, me suicidaré y conmigo habrá acabado mi especie.

En algún lugar cercano :
–Quizá esta vez cumpla su amenaza – dijo con voz trémula el operador de radio al superior que tenía frente a él. – Nosotros haremos lo que se nos ordene, el experimento continúa tal y como esta programado. – contestó impasible y añadió –Silencio absoluto.

Deja un comentario