Els llops ja no viuen als boscos

Estoy encantado de poder participar en el #booktour del nuevo libro de Teresa Saborit “Els llops ja no viuen als boscos” (los lobos ya no viven en los bosques), Premio 7lletres del 2016, siete relatos que tienen por título cada uno de los sietes pecados capitales.

A mi me ha tocado comentar mis impresiones del que lleva por título “Supèrbia” (soberbia), en este relato Teresa Saborit da voz a un niño de ocho años, y a pesar de lo que pudiera parecer, yo diría que no se trata de un cuento para niños, más bien lo es para adultos y menores acompañados. La historia está precedida por una cita de “Hansel y Gretel”, dónde se narra ese momento dramático en que los padres abandonan a sus hijos en el bosque, ese instante que siempre me angustió, cuando lo escuchaba de niño y cuando lo explicaba de mayor.

¿Cómo unos padres podrían abandonar a sus hijos para salvarse ellos?. Imagino la ansiedad, de esos niños en el momento en que la comprensión vence a la incredulidad, cuando aceptan por fin que sus padres no están, que se han ido, intuyo la mezcla de desconsuelo y suplica amarga, hacia quienes pudiendo tenderles una mano salvadora fueron brazo ejecutor. Esa mezcla de incomprensión y odio debe sentir también el protagonista de “Supèrbia”, ese niño de hoy en cualquiera de nuestras ciudades, que juega a la Play, va al cole, juega al futbol y tiene amigos en facebook, cuyo nombre no se menciona, tal vez porque podríamos haber sido cualquiera de nosotros. Ese niño “abandonado” por unos padres que no tienen tiempo para él y su mundo de niños, perdidos probablemente en su propio bosque de obligaciones y prioridades malentendidas.

Y si como él, ¿estuviéramos perdidos en una fronda espesa y oscura?, y ¿si creyéramos que aquellos que nos aman nos han abandonado?, ¿no sería deseable cualquier presencia?, hasta el brillo de unos ojos acechando desde la espesura serian una luz a la que seguir. ¿Y si esos padres tan ocupados intentado traer “comida” a la casa (¿de Hansel y Gretel?) tal vez nunca hubieran tenido tiempo de explicarnos un cuento, dónde hubiéramos visto que el lobo a veces se viste de cordero.?
Finalmente nosotros desde nuestra atalaya de lector adulto, leemos impotentes como el lobo de mirada hipnótica se acerca lentamente al niño, como surge de la oscuridad y atraviesa sigiloso el claro del bosque iluminado por la luna, abriendo unas fauces cuyos dientes brillantes el niño tan sólo percibe como una sonrisa.

Pensando ahora en el cuento, y sin saber muy bien porqué, me vinieron a la cabeza unos versos de una canción de Serrat, “Soy casi un beso del infierno, pero un beso al fin…”. Cuidado con los lobos con piel de cordero, pues aún como adultos que sabemos que están ahí fuera, a veces cerramos los ojos para no verlos y poder así sentir al menos esos colmillos en nuestras propias carnes. Con el miedo a no hacer “spoilers” quizá me ha salido una reseña excesivamente criptica.
Después de leer este relato, necesito leer el libro completo, para seguir disfrutando de la belleza sencilla de la prosa clara sin adornos innecesarios de Teresa Saborit. Os lo recomiendo.

Y ahora podríamos cerrar el circulo de este booktour, volviendo al lugar dónde este empezó

http://lallibretavermella.cat/llibre-els_llops_ja_no_viuen_als_boscos-premi_7_lletres-teresa_saborit/

3 thoughts on “Els llops ja no viuen als boscos

Deja un comentario