Corazón tan blanco

Corazón tan blanco de Javier Marías

 

Oh Javier, tu prosa me enajena, tus palabras me alucinan, tus disquisiciones me fascinan, tu verborrea me envenena

Tal vez poseéis, don Javier, un misterioso amuleto que a vos me atrae en secreto como irresistible imán. Tal vez Satán puso en vos: su vista fascinadora, su palabra seductora,

 

Algo así ha de ser, porque a priori y usando la razón, este hombre debería cargarme, no me gusta ver los hilos de las marionetas, quiero tener la sensación (falaz, no fálica), que los personajes que leo, tienen algún tipo de albedrío (que en realidad sé que no tienen, pero mientras leo, necesito esa ficción, para que pueda ser creíble (bebible, hay quien lee para olvidar) esta doble vida que me proporciona cada libro).

 

Y no me deja…veo tras cada palabra del personaje que perorara interminable a Don Javier escribiendo. Sin embargo me embriaga, necesito seguir leyéndole, sin saber muy bien porque, es un libro corto (podría haber sido un cuento, si lo escribiese otro) una novelita de trescientas paginas, pero es una especie de sinfonía o un gran cuadro, los profanos sólo podemos distinguir el tema principal, sin embargo hay muchas notas, acordes, pinceladas, colores que acompañan, que conforman, si los cuales la obra no sería lo misma, lo mismo me pasa con esta novela, el sucedido, el acontecimiento que hilvana la historia, es sencillo, podría contarse (no lo haré, pero os avanzo: el mayordomo no es el asesino) en un par de páginas.

Una novela es atmósfera, ambiente, hay tiempo para regodearse en los personajes, ya lo conocéis (Supongo), todo el mundo en sus novelas (las de Javier) habla, divaga y habla como nadie que tu conozcas hace en el mundo real (tal vez no me muevo en los círculo adecuados), hay situaciones que no aportan nada a la historia (aparentemente) pero ahí están, dando aire, aromatizando el libro de una determinada manera (distinta por cada lector, I presume… –Nota 1- ) insinuando, sugiriendo… Alguien puede decirme que hace Berta aquí, porque (como un feto) se me aparece su historia como un “cuento” dentro de una novela’? ¿Modificará Berta la vida del protagonista? ¿Cómo? ¿ Que aporta?: son esas pinceladas que no se ven pero están?  Reflexiones tan interesantes como hipnóticas, como nos tiene acostumbrados, pero no “sucede” nada (que lea más a Dumas, Salgari o London? En vacaciones lo haré, prometido…)

 

Más relacionado con el hipnotismo, con la sinfonía: hay frases, pensamientos que se repiten literalmente a lo largo de libro, es un guiño que suele encantarme, marca un ritmo (a vosotros también os resulta afrodisíaco el ritmo de los tambores?, cuanto más cerca, más intenso…) mantendrá la cifra mágica de tres para las repeticiones? (os advierto a todos… todas…. que hay hombres –y mujeres- que no llegamos)

 

Resumiendo que a pesar de ver al autor (nada agazapado) tras cada línea, tras cada palabra que gira y gira, me parece que es un libro que conviene no perderse, normalmente no quiero intermediarios entre las historias que me cuentan y yo… quiero creerme que se me cuenta desde el libro (narrador omnisciente, personaje listillo, lo que queráis… pero que una vez asumido ciertas convenciones… pueda entrar y no salir… hasta que me de de bruces con la contraportada)

 

  • Esto es un mensaje con nota, pa darle nivel, pasa algo? como el prota, es traductor e interprete (simultaneo y sucesivo), sobraó va el amigo… pues me gustaría recordaros la divertida anécdota del traductor que traslado  “Dr. Livinstone  I presume” por “Dr. Livignstone y presume”… (están son las anécdotas con las que se parten el pecho los intelectuales….  de izquierdas y creo también los de derechas, de los de centro no hay datos fiables)

 

  • Nota sin antecedentes: Porque entre los rasgos de un personaje “malo” (Salarduy el joven, puede ser?, Plinio no) se describe su necesidad de desdoblarse, su anhelo de estar en todas partes, en cada conversación.? Es Eso es malo doctor?

 

(3) Buenas noches, camaradas y amigos

Deja un comentario